Belvo

Open banking y open finance en Colombia: ¿cómo avanza la regulación?

Belvo

Belvo Communications

Compartir

Open banking y open finance en Colombia: ¿cómo avanza la regulación?

En Colombia la regulación del open banking u open finance aún se encuentra en una fase muy temprana aunque ya se ha emitido una propuesta de decreto que ampara el desarrollo de estos modelos bajo las actuales leyes de protección de datos. En 2022 podría haber nuevos avances significativos. 

Tabla de contenidos

A diferencia de en países como Brasil o México, donde ya se han emitido regulaciones específicas para la implementación por fases del open banking, en Colombia los reguladores aún se encuentran en una etapa temprana de desarrollo. 

Sin embargo, a finales de 2021 se publicaron una serie de documentos que ya asientan las bases preliminares para el funcionamiento de este modelo en Colombia. 

Regulación del open finance en Colombia

En el caso de este país se está optando por un modelo de open finance que además de facilitar que se puedan compartir datos bancarios mediante APIs (como plantea el open banking) contempla también incluir datos procedentes de otras entidades financieras. 

Para ello, por un lado, la Unidad de Regulación Financiera (URF) publicó en octubre de 2021 un documento técnico que describe las reglas generales para implementar el open finance en el país y sugiere una intervención regulatoria. 

En concreto, este documento propone, “amparados en el marco normativo vigente y en los avances del mercado”, una “intervención regulatoria basada en principios y reglas generales que promuevan las finanzas abiertas en Colombia”. El documento busca: 

  • Precisar las reglas aplicables al intercambio de datos del consumidor.
  • Enmarcar la administración de plataformas digitales y la prestación de servicios por parte de las entidades.
  • Reglamentar la iniciación de pagos.
  • Fortalecer los estándares de protección al consumidor en la era digital. 

Tras su publicación, el documento se abrió a una fase de consulta para recibir comentarios por parte de entidades financieras y otros organismos en el país. 

Propuesta de decreto para el open finance en Colombia

Paralelamente, este documento sirvió de sustento técnico para la elaboración por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público de un proyecto de decreto en torno al open finance, que se publicó también en octubre de 2021. 

Con esta propuesta de decreto, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, subrayaba la necesidad de “precisar las normas aplicables a la transferencia de datos del consumidor entre entidades financieras”, así como de “fomentar el acceso a dicha información en favor del desarrollo de nuevos servicios y funcionalidades financieras”. 

El documento plantea estas iniciativas como respuesta ante un contexto en el que el sistema financiero vive un “proceso de transformación profundo”. Recalca también, que en línea con los estándares que se están aplicando en el contexto internacional, el open finance “contribuye a profundizar la competencia, inclusión y eficiencia en la prestación de servicios”.

Esta propuesta de decreto supone el primer paso firme por parte de los reguladores en Colombia para hacer oficial la puesta en marcha de estos modelos. 

El próximo paso llegaría en marzo de 2022 cuando se espera que se publique la versión final de este decreto tras el periodo abierto de consulta. Una vez publicado, el decreto sería llevado para su votación a la cámara del congreso para convertirse en ley oficialmente. Si bien estos los plazos podrían sufrir retrasos. 

El open finance, amparado bajo la protección de datos en Colombia

Hay varios aspectos destacables de estos documentos que abren la puerta a que los modelos basados en infraestructuras de open finance ya sean viables en Colombia

  • El documento destaca que las entidades supervisadas por la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) pueden comercializar el uso, almacenamiento y circulación de los datos personales, siempre que cuenten con la autorización expresa del titular de los datos.  
  • También afirma que las entidades supervisadas podrán ofrecer en sus canales virtuales y presenciales productos y servicios de terceros, siempre que este ofrecimiento cuente con la autorización en sus operaciones de conexión. 

En este sentido, el decreto no plantea ninguna modificación de las actuales normas relacionadas con la protección de datos. En concreto, las leyes 1266 de 2008 y 1581 de 2012, bajo el cumplimiento de las cuales ya es posible procesar la información que los consumidores financieros autoricen expresamente.

A diferencia de las regulaciones en lugares como México, Brasil, Reino Unido y la Unión Europea, en el caso de Colombia este primer proyecto de decreto no contempla que la apertura de datos financieros mediante APIs bajo un modelo de open finance vaya ser de carácter obligatorio en el país. 

El decreto tampoco menciona qué tecnologías o mecanismos serán los preferidos para acceder a los datos de los consumidores por parte de terceros.

Los próximos pasos: del open finance al open data

Lo que sí dejan claro estos avances es que la intención de los reguladores en Colombia es que el modelo no se limite al concepto de open banking, en el que son solo los datos procedentes de instituciones bancarias los que son susceptibles de ser compartidos con terceros a través de APIs. Sino que introduce directamente el concepto de open finance, que incluye el intercambio de información de otros productos financieros como las inversiones y los seguros. 

En este sentido, el documento técnico de la URF proponía que la implementación de una arquitectura para abrir las finanzas en Colombia se realice en dos fases: 

La primera enfocada en promover reglas para hacer posible el open finance, incluyendo: 

  • El tratamiento de datos personales por parte de las entidades vigiladas por la SFC
  • La creación de ecosistemas digitales o de ‘finanzas embebidas’ (en los que los servicios financieros se pueden integrar en plataformas de terceros). 
  • La comercialización de la tecnología e infraestructura de open finance a terceros bajo algunas condiciones. 
  • La iniciación de pagos como nueva actividad en el entorno regulatorio nacional. 

Y en paralelo, el desarrollo de una segunda fase complementaria que buscaría involucrar en este modelo a otras instituciones no financieras para dar lugar a un modelo de open data u open society. 

De esta forma, Colombia plantearía de cara al futuro un modelo en el que sería posible compartir mediante APIs datos de distintas fuentes no exclusivamente financieras, ampliándose a otras entidades públicas y sectores como el de telecomunicaciones o servicios públicos. 

Regulación

Compartir

Estamos deseando saber qué vas a construir

Belvo no concede préstamos ni pide depósitos