Belvo

‘Life at Belvo’ como Backend Engineer: Anisa y la importancia de hacer preguntas

Belvo

Belvo Communications

Compartir

‘Life at Belvo’ como Backend Engineer: Anisa y la importancia de hacer preguntas

La curiosidad es una de las principales características que Anisa Oshafi utiliza para describirse a sí misma. Trabajando como Backend Engineer desde Barcelona –y originaria de Albania–, explica que lo que más disfruta en Belvo es la oportunidad de aprender continuamente de los demás, la naturaleza multidisciplinar del equipo y poder crear un impacto positivo con su trabajo diario.

En este primer capítulo de ‘Life at Belvo’, Anisa comparte algunos de sus aspectos favoritos de trabajar en la compañía, su interés por la tecnología y la importancia de enfrentarse a los miedos. 

¿Puedes describir tu rol en Belvo? 

Trabajo como ingeniera de backend en el equipo que se encarga de crear herramientas para ayudar a los desarrolladores a utilizar Belvo en sus soluciones de forma sencilla.

¿Qué es lo que más te motiva de tu trabajo? 

Lo que realmente me motiva es el impacto positivo que tiene en la vida de tantas personas.

En apenas dos años es increíble cómo la idea de ayudar a los innovadores financieros a construir la próxima generación de servicios financieros tomó alas y cobró vida, ayudando ya a otras empresas a construir sobre ella. El efecto mariposa ha convertido a Belvo en una fuente de energía para otras personas y empresas entusiastas que utilizan nuestro producto para crear otras soluciones. Si eso no es motivador, ¡no sé qué lo es!

Como empleados, pasamos alrededor de un tercio de nuestro día trabajando, y es importante hacerlo divertido y atractivo. Creo que encontrar el sentido de nuestro trabajo es muy importante y está relacionado con el compromiso y la felicidad.

¿Siempre quisiste hacer una carrera tecnológica? 

Cuando estaba en el instituto no tenía una idea clara de lo que quería hacer. Al fin y al cabo ¿cómo se puede esperar que los jóvenes de 18 años sepan lo que van a hacer con sus vidas?

En realidad, los ordenadores no siempre fueron lo mío. De hecho, cuando era joven hasta me daba miedo trabajar con ellos. En la escuela secundaria veía a los chicos de mi clase jugar a videojuegos, usar internet o las redes sociales «más rápido» que yo y me asustaba no ser capaz de hacerlo. Simplemente no estaba muy familiarizada con ese mundo por entonces. 

Durante la preparatoria, en las clases de informática hacíamos exámenes de mecanografía rápida, y yo no estaba entre los más rápidos en el uso de las palabras clave. Sin embargo, decidí enfrentarme al miedo y a la ansiedad que me producían las computadoras y desmentir una idea errónea: teclear más rápido no tiene nada que ver con ser un ingeniero informático. De hecho, con el tiempo descubrí que escribir código es una tarea mucho más lenta de lo que parece. 

Las películas y los estereotipos nos confunden y la realidad es muy diferente. Pero a menos que pruebes las cosas, siempre parecerán imposibles desde fuera. 

Con el tiempo aprendí más, gané más confianza y aprendí a que me gustara la tecnología, ¡e incluso a que me encantara!

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en tecnología?

Una de mis principales características como persona es la curiosidad. Si escucho algo nuevo, no puedo estar tranquila hasta que descubra lo que significa. Me encanta cómo la informática nos ha dado tantas oportunidades de aprender casi cualquier cosa y de forma gratuita. Antes tenía que escarbar en revistas y enciclopedias para encontrar respuestas a mis dudas. Ahora es cuestión de segundos y obtengo respuestas al instante. 

Siento un profundo respeto por la tecnología y por cómo mejora nuestra vida para bien. Me encanta la tecnología que está en paz y no hace concesiones al planeta, a la naturaleza y a la sostenibilidad.

¿Y de trabajar como ingeniera en Belvo? 

Soy una gran fan del stack tecnológico. Es una de las cosas que más me gustan de mi trabajo. Siempre estamos añadiendo nuevas herramientas y marcos de trabajo que nos ayudan a mantener un código de buena calidad. Compartimos ese conocimiento con los demás a través de documentación de Notion o mediante reuniones de ingeniería en las que comunicamos conocimientos, lecciones, cosas que hacer y cosas que no hacer.

Personalmente, me importa mucho el resultado de mis acciones. Así que también me siento afortunada de trabajar en un lugar que es honesto y respeta mis principios personales. 

¿En qué se diferencia para ti Belvo de otras empresas? 

Uno de los aspectos clave es el carácter multidisciplinario de la empresa. Si te gusta trabajar con personas de diferentes orígenes, culturas y mentalidades, este es tu lugar.

Los conocimientos técnicos que adquieres son muy completos y diversos. En mi trayectoria personal de este último año, me sorprende la cantidad de cosas nuevas que he aprendido. Puedo agradecer gran parte de ello a mis magníficos compañeros que siempre están ahí para compartir su conocimiento y ayudar.

También me encanta lo bonitos que son los entornos internacionales como el de Belvo. Me hace tener una mente más abierta, ser más empática con los demás y fomenta mi cultura y curiosidad.

¿Eres más de trabajar en la oficina o desde casa?  

Personalmente, paso una buena parte del tiempo trabajando en remoto, pero nunca me siento sola. Mis compañeros están a un mensaje de Slack de distancia, siempre dispuestos a aclarar cualquier duda; darme ideas para resolver un problema; tomar un café virtual conmigo; o incluso a validar mi plan para implementar una nueva funcionalidad.

Además, ahora acabamos de añadir a nuestros beneficios el formato ‘work from any office’, es decir: la posibilidad de trabajar desde cualquiera de nuestras oficinas cada seis meses. Es una noticia muy emocionante para muchos de nosotros. Como algunos no nos hemos visto nunca en persona, esto nos da una estupenda oportunidad de conocer a la gente con la que trabajamos. Además, podemos aprovechar la oportunidad para viajar y conocer nuevas culturas en otro continente.

En mi caso, vivo en Barcelona y estoy deseando visitar por primera vez nuestras oficinas de México y Brasil.

¿Qué piensas de la cultura interna de Belvo? 

Me gusta mucho la cultura que he encontrado aquí y trato de sumarme siempre que puedo a estos valores. Podría decir que somos un equipo y una familia con valores compartidos.

Personalmente disfruto aprendiendo de los demás y me siento especialmente realizada cuando puedo compartir con otros ‘belvoers’ cosas que ellos puedan no saber. 

Y aquí, todo el mundo sabe algo que otros podrían desconocer, y además nadie lo sabe todo. Este un hecho muy simple, pero a veces tendemos a olvidarlo. Siempre puedes preguntar, y habrá alguien dispuesto a responderte, aunque sea más tarde si esa persona está ocupada en ese momento concreto. Además, parte de la cultura de Belvo es que «no hay preguntas estúpidas». Puedes hacer preguntas sinceras, ya sean técnicas o relacionadas con la empresa.

También me gusta mucho la transparencia sobre lo que ocurre dentro de la compañía. Durante los ‘all-hands’ compartimos los aspectos más importantes de la semana, y es gratificante escuchar los logros, junto con los aprendizajes. 

El ambiente en la empresa es increíble, y todo el mundo es igual de importante: todos respetamos el trabajo de los demás. Destacamos y compartimos los acontecimientos más importantes, especialmente lo que ha ido bien y lo que no. Creo que es igualmente importante tener en cuenta las cosas positivas, así como ser realistas y recordar que siempre hay espacio para mejorar.

Finalmente, ¿quién es alguien que te inspira? 

Mi madre es mi superheroina. Viene de un entorno muy humilde, es una guerrera, una persona con un gran corazón y ha trabajado muy duro toda su vida y sigue haciéndolo y superándose. Siempre me ha ayudado a convertirme en una mejor versión de mí misma, y le estoy agradecida por su ejemplo. 

Su nombre significa «buena suerte» en albanés y ella es precisamente eso. Puede que mi madre no tenga éxito según la definición convencional de éxito. Pero con el rasgo de la perseverancia, (casi) todo es posible. No necesitamos ser perfectos, y en realidad no deberíamos buscar la perfección, ya que no existe. 

A todos los héroes invisibles, ¡gracias por hacer que nuestra sociedad sea mejor!

¡Súmate al equipo!

En Belvo estamos creciendo y buscando muchos perfiles. Si te interesa sumarte al equipo, echa un vistazo a nuestra página de carreras.

Compartir

Estamos deseando saber qué vas a construir