Belvo

El estado del open banking en Latinoamérica en 2022

Isabel Cabrero

Isabel Cabrero Head of Marketing

Compartir

El estado del open banking en Latinoamérica en 2022

Tabla de contenidos

El open banking está avanzando rápidamente pero a un ritmo desigual entre los países de Latinoamérica. En algunos, la regulación de estos modelos dará pasos importantes este año y el sector fintech está creciendo a un ritmo acelerado. Te contamos qué novedades esperar en 2022.

Por un lado tenemos países como México que ha optado por una vía regulatoria similar a la de Europa, donde la iniciativa de open banking está avanzada pero los plazos de implementación están en proceso de definirse.

Por otra parte, Brasil entra este año en un modelo de open banking regulado. La cuarta fase comenzó en diciembre de 2021 y se espera que se prolongue hasta 2022. Esta última fase está marcada por el inicio del modelo de open finance y permitirá el intercambio de datos de fuentes más allá de los bancos, como inversiones, pensiones y servicios de cambio de divisas.

Por otro lado, tenemos países como Argentina y Perú, que aún carecen de regulaciones y que están adoptando un enfoque más de «esperar y ver», analizando los pasos dados por otros países de la región.

El caso de México

Específicamente en México, en marzo de 2020, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) publicó las primeras reglas del open banking, contempladas en la ‘Ley Fintech’. No obstante, aunque la regulación está bastante avanzada, todavía hay incógnitas sobre la implementación y se han producido retrasos en los plazos establecidos.

Según las últimas actualizaciones, desde el 5 de junio de 2021, más de 2.200 entidades financieras en México ya deberían haber implementado APIs para intercambiar ‘datos abiertos’ con terceros. Esta fase se centraba únicamente en datos públicos como los de la ubicación de los cajeros automáticos y la información sobre los productos que ofrece cada entidad financiera.

Se espera que la siguiente fase de la normativa aborde el intercambio de datos transaccionales de los clientes. Está previsto que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores anuncie este segundo conjunto de normas en 2022. 

El consenso en el mercado es que probablemente aún quede tiempo hasta que el open banking sea una realidad como se establece en la legislación en este país. Y es probable que mientras tanto las alternativas que ofrecen las plataformas de APIs continúen siendo la opción por defecto que elijan los innovadores financieros y las fintech para acceder a los datos de sus usuarios.

En México, el Open Banking obligará tanto a las ITF (instituciones de tecnología financiera) como a las fintechs a compartir sus datos a través de las APIs. De esta manera, los bancos también podrán utilizar los datos de las firmas tecnológicas, lo que implica un flujo bidireccional. México es el único país del mundo que establece este intercambio de información entre los fintechs y los bancos.

El open banking en Colombia

A diferencia de México, donde ya se ha emitido una hoja de ruta específica para la implementación por fases, en Colombia la regulación del open banking aún se encuentra en una etapa temprana de desarrollo, aunque finales de 2021 se publicaron una serie de documentos que asientan las bases preliminares para el funcionamiento de este modelo en Colombia. 

En el caso de este país se está optando por un modelo de open finance que además de facilitar que se puedan compartir datos bancarios mediante APIs (como plantea el open banking) contempla también incluir datos procedentes de otras entidades financieras. 

Por un lado, la Unidad de Regulación Financiera (URF) publicó en octubre de 2021 un documento técnico que describe las reglas generales para implementar el open finance en el país y sugiere una intervención regulatoria. Paralelamente, este documento sirvió de sustento técnico para la elaboración por parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público de un proyecto de decreto en torno al open finance, que se publicó también en octubre de 2021. 

Esta propuesta de decreto supone el primer paso firme por parte de los reguladores en Colombia para hacer oficial la puesta en marcha de estos modelos. 

El próximo paso llegaría en marzo de 2022 cuando se espera que se publique la versión final de este decreto tras el periodo abierto de consulta. Una vez publicado, el decreto sería llevado para su votación a la cámara del congreso para convertirse en ley oficialmente. Si bien estos los plazos podrían sufrir retrasos. 

Potencial de crecimiento fintech

Una alta proporción de la población de Latinoamérica todavía no tiene acceso a los servicios bancarios; en algunos países esta cifra se eleva por encima del 50%, según el Banco Mundial. Reducir esta brecha forma parte de los objetivos generales del open banking, que busca fomentar la inclusión financiera ofreciendo mejores productos y servicios a los usuarios.

La buena noticia es que Latinoamérica es una de las regiones más fértiles para la innovación fintech. Según datos de CB Insights, la inversión recibida por el sector fintech en Latinoamérica superó los 9.700 millones de dólares en los primeros tres trimestres de 2021, frente a 3.100 millones de todo el 2020.

Hay varios factores que explican este crecimiento e interés acelerado – y que también impactarán en la adopción del open banking en 2022. La región alberga más de 2.301 empresas fintech, que se dirigen a un mercado de más de 650 millones de personas en 33 países. 

«El comercio electrónico ha experimentado un crecimiento de dos dígitos en los últimos meses [y] COVID ha acelerado la demanda de productos financieros digitales en muchos años [en América Latina]. El momento de las fintech es ahora»

a16z

Hasta hace poco, para ofrecer muchos de los servicios y productos fintech que ahora están atrayendo fondos requería una gran inversión de recursos y desarrollo tecnológico, lo que impedía a las empresas alcanzar sus objetivos.

Esto ha cambiado con la reciente aparición en la región de nuevos proveedores de infraestructura financiera, como las APIs de open banking, portales de pago o agregadores de servicios, que están actuando como cimientos de estos nuevos productos y servicios, permiten su crecimiento y aceleran su tiempo de comercialización.

Además, la industria fintech puede facilitar que aumente el tamaño del mercado del sector financiero en Latinoamérica. Esto se debe a que en los mercados emergentes, el crecimiento de esta nueva industria –con el open banking como catalizador– permite una mayor innovación y la posibilidad de una mayor inclusión financiera.

En este reporte, veremos cuál es el estado actual del ecosistema de open banking, su regulación la región y un análisis de lo que se avecina en 2022. Descarga el reporte aquí 👇

Compartir

El mejor contenido sobre Open Finance en tu bandeja de entrada

Estamos deseando saber qué vas a construir

Belvo no concede préstamos ni pide depósitos